lunes, 8 de abril de 2013

Cinefranco 2013



Otro año más acudimos al festival de cine en francés más importante de Toronto. Con películas traídas de Francia, Quebec, Bélgica, Luxemburgo, Marruecos u Egipto, nos vuelve a sorprender el alto nivel de Cinefranco, que ofrece desde comedias, a dramas, documentales o thrillers y consigue traer a directores y actores para compartir sus experiencias con el público.


El festival abre con una comedia fantástica canadiense titulada Esimesac y dirigida por Luc Picard. Una pequeña fábula con toques de fantasía sobre un hombre que ha nacido sin sombra y que intentará ayudar a su pueblo a salir de su miseria.
Ahora que me estoy leyendo un libro sobre cine canadiense es hora de compartir con vosotros algunas de las características típicas del cine quebecois, ya que este film lo cumple a rajatabla: La importancia del paisaje canadiense, sobre todo el ambiente de aldea pequeñita con personajes de lo más rústico; la ingenuidad (y excesiva sencillez) de la historia y los personajes; la importancia de la religión y de la moralidad; la opresión de los humildes personajes frente al gobierno (en este caso la compañía ferroviaria).
4/10


Frente a la ingenuidad y simpleza de Esimesac, los franceses traen una comedia de lo más audaz titulada Le Prénom. Al estilo teatral tipo Carnage, encerrando a unos personajes en una casa, la película empieza con una pequeña broma inofensiva y acaba con una lucha verbal entre los cinco amigos.  Con esos juegos de palabras y referencia históricas y literarias que tanto les gusta a los franceses (aunque también hay hueco para bromas elementales, sobre todo sexuales, que también fascinan a los galos), Le Prénom es una muestra de guión hábil, de buenos actores y de cómo nos siguen atrayendo los franceses pedantes que beben vino y citan a filósofos.
7/10

 
Del país vecino nos llega esta propuesta llamada Dead Man Talking, que mezcla el drama con la comedia y el thriller. La película se centra en la historia de un hombre condenado a muerte que, debido a que la ley dice que el hombre tiene derecho a decir unas últimas palabras, pero no especifica la duración, el condenado seguirá contando su historia durante días y días, haciendo de ello hasta un programa de televisión.
Su atractivo detonante te atrapa durante la primera parte, aunque acaba desinflándose un poco en el desenlace. Me ha recordado en algunos momentos al primer episodio de Black Mirror, aunque luego no funcione del todo, se le aplaude por la ingeniosa idea y por la mezcla curiosa entre comedia fantasiosa y drama puro y duro.


7/10

2 comentarios:

  1. Buena página la tuya. Te dejo mi nuevo blog de cine: http://todocinemaniacos.com.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que las tres tienen pintaza!!
    Imagino que será principalmente porque lo que nos llega a España es de lo mejor del cine franco pero la verdad es que de las últimas películas que he visto sobresalen muchísimo en calidad y originalidad: La Casa, Intocable...

    ResponderEliminar