viernes, 15 de enero de 2010

Los valores de Los Simpson

El libro Los Simpson y la Filosofía compara de una manera amena las cuestiones filosóficas básicas (la moral, la hipocresía, el intelectualismo, etc) con la vida llevada en Springfield. Aunque pueda parecer un libro simplón, es todo lo contrario, pues principalmente es un libro de filosofía, pero contada a través de los ejemplos que aparecen en Los Simpson. Debido a que cada capítulo está escrito por un autor diferente, algunos temas pecan de sencillos, pero muchos otros son realmente interesantes.
Destaca uno en el que se plantea si Los Simpson es una serie avanzada que defiende valores progresista, o que, por el contrario, tras ese humor irónico existe un apoyo de las ideas tradicionales.

Para empezar, la serie se apoya en el valor de la familia clásica (padre, madre y tres hijos) y la fuerza que ésta tiene. Pese a que la familia Simpson no es precisamente equilibrada y moral, en el fondo siempre se defiende la necesidad de ésta y la alaba como institución. Se burla de la familia nuclear pero cada capítulo termina dando la imagen de esta estructura como perdurable. El autor del análisis declara que Los Simpson es una serie que en el fondo dice: “Imaginad el peor panorama posible: los Simpson. Pues incluso una familia así es mejor que ninguna”.
Lo mismo ocurre con la aparente crítica al machismo que practica el programa. Marge es la clásica ama de casa cuya mayor ambición es preparar el desayuno de su marido y sus hijos cada mañana. Únicamente en algunos capítulos ésta se atreve a buscar su propio trabajo o a huir con una amiga a lo Thelma y Louise. Pero siempre acaba mal y ella, sin frustrarse, vuelve a su vida habitual.
Otro punto interesante es el de Homer. Pese a ser un hombre estúpido, hedonista y sin escrúpulos, en el fondo es un buen padre y un buen marido. Su función principal la cumple.
La religión, por su parte, tiene un papel muy relevante a lo largo de la historia de Los Simpson. Aunque, en un primer momento, damos por supuesto que se critica la moral religiosa, pues el máximo practicante, Ned Flanders, es un hombre ridículo, y los protagonistas masculinos Simpson no son especialmente devotos, en realidad, se está mostrando la religión como parte integrante de la vida estadounidense.
Lo mismo ocurre con la política reflejada en la serie. En el capítulo en el que el Alcalde Quimby abandona su cargo, se forma un consejo de sabios encabezado por Lisa para dirigir la ciudad. Por supuesto, el nuevo sistema no funciona y, por ello, se decide volver a la política corrupta tradicional.
Por lo tanto, tras ese cinismo y humor negro característico de la serie, Los Simpson esconden una fuerte parte conservadora característica de su cadena, la FOX.
Análisis curiosos como este son los que se pueden encontrar en el libro Los Simpson y la Filosofía.

2 comentarios: