sábado, 26 de diciembre de 2009

Las películas más descargadas: ¿quiénes son los culpables?

Hoy he leido una de esas listas de Top Ten cuyos protagonistas se tirán de los pelos. Son las películas más pirateadas de 2009, enfrentadas, por supuesto, a su recaudación. Lo cierto es que, si nos paramos a leerlo, no es muy difícil entender porque el público no ha pagado por ir a verlas al cine. Lo que ya entra un poco como valoración personal es, en algunos casos, mi escepticismo a la hora de entender cómo la gente ha podido descargarse de forma tan masiva algunos títulos.
La reflexión, yo creo, no está en por qué todos los títulos de la lista se encuentran superando la barrera de los siete millones de descargas, sino qué tipo de títulos son los que la gente más se baja de Internet. ¿Cuál es el futuro, ya no hablamos de los cines, si no de las ventas en DVD para este tipo de títulos? Achacar estos resultados a la propia dinámica de la red y aplicar medidas como la del Gobierno español, ¿es la solución real? Porque, yo aseguro: me voy a comprar igual, la tenga descargada o no, la sexta película de Harry Potter y no pagaría ni por alquilar Resacón en Las Vegas.

A continuación, un resumen de los títulos que componen la lista:

El primer puesto es para la versión cinematográfica de Star Trek, que ha logrado cerca de once millones de descargas en Internet. Al menos a J.J. Abrams no le fue mal en el terreno económico, porque a la película no le faltó demasiado para llegar a los 400 millones de dólares de recaudación. Mejor le fue, todavía, a la segunda entrega de Transformers, de Michael Bay, que fue descargada más de diez millones y medio de veces, pero recaudó más de 800 millones de dólares. Este es uno de los ejemplos en los que deduzco que más que interés por la película en sí, se impuso entre los internautas un deseo científico de comprobar la anatomía de Megan Fox.

Guy Ritchie podría sentirse orgulloso: RocknRolla al menos se vió en Internet. Casi nueve millones y medio de descargas para contrarrestar los poco más de 25 millones de dólares recaudados en las salas. El cuarto puesto en este particular Top Ten es para Resacón en Las Vegas. Esta película merece un estudio a parte: no sólo logra más de 450 millones en los cines, sino que sobrepasa los nueve millones de descargas ilegales. Ni siquiera un actor de impresionante físico para explicar semejante recepción. He de decir que tuve la desgracia de verla con mi hermana, que engrosó la lista de descargas, y es una película que debería llevar un largo precepto de posibles contraefectos.

Crepúsculo casi llegó a los nueve millones de descargas ilegales, para sumarle a los casi 400 millones de dólares de recaudación. Si tenemos en cuenta que la mayoría de las copias que circulaban por Internet (sí, yo soy poseedora de unas cuantas) tenían cortada la escena del beso en la habitación, no es de extrañar que la gente siguiera y siguiera probrando, siendo como era la única escena un poquito subida de tono. También está en la lista Distrito 9, a cuyos 200 millones de dólares recaudados en las salas se suman algo más de ocho millones de descargas.

El séptimo puesto es para Harry Potter y El Misterio del Príncipe, algo que a la Warner no debe de haberle quitado mucho el sueño. Casi 930 millones de dólares recaudó el mago en los cines, en una entrega avalada por los avances en las tramas amorosas. En Internet, casi ocho millones de personas se la descargaron también. La sombra del poder, que logró en cines cerca de 90 millones de dólares, fue descargada por unos siete millones y medio de internautas, un resultado muy similar al de X-Men Orígenes: Lobezno, que, sin embargo, recaudó algo menos de 400 millones de dólares. En el décimo puesto del ranking está Señales del Futuro (no llega a los 200 millones recaudados), que casi tuvo a los siete millones de descargas.

La reflexión, yo creo, no está en por qué todos los títulos de la lista se encuentran superando la barrera de los siete millones de descargas, sino qué tipo de títulos son los que la gente más se baja de Internet. ¿Cuál es el futuro, ya no hablamos de los cines, si no de las ventas en DVD para este tipo de títulos? Achacar estos resultados a la propia dinámica de la red y aplicar medidas como la del Gobierno español, ¿es la solución real? Porque, yo aseguro: me voy a comprar igual, la tenga descargada o no, la sexta película de Harry Potter y no pagaría ni por alquilar Resacón en Las Vegas.

2 comentarios:

  1. La fiabilidad de esta estadística es cercana al 0.

    ResponderEliminar
  2. Desarrolla esa opinión, bichoplanta.
    (Aunque creo que sé por donde vas)

    ResponderEliminar